El hotel de convenciones de Sigüenza: un gran proyecto lleno de ilusión

Una nueva vida para el viejo cuartel

Ephimera comienza este verano con las obras de lo que será un hotel para congresos y convenciones. Éste se ubicará en la monumental ciudad de Sigüenza, Guadalajara, a apenas una hora de Madrid. 

 

Abandonado desde hace dos décadas, este edificio fue el cuartel de la Guardia Civil de la zona, en el que residían trabajadores y sus familias. María Álvarez y Elena García-Arévalo le devuelven la vida, respetando su estructura original, para darle un nuevo uso y con él un nuevo aire a la que es una de las ciudades más bonitas de La Alcarria. De este modo, se le otorga una nueva vida a un edificio que dentro de poco estará pleno de actividad.

 

En busca de descentralizar el turismo de esta región, abrir las puertas y posibilidades de las empresas en cuanto a espacios disponibles cerca de la capital y generar empleo en la zona, las dueñas de la empresa creen en un proyecto lleno de ilusión, trabajo y respeto por la tierra y sus lugareños.

 

El 28 de marzo se llevó a cabo una Rueda de Prensa en el patio del cuartel, y pudimos adentrarnos en este espacio al que pocos podían acceder y que tiene, sin duda, la mejor vista panorámica de la ciudad.

 

Nos sumamos al crecimiento de una ciudad que no para de avanzar

Durante el acto María Álvarez destacó que el proyecto viene a sumarse al dinamismo de Sigüenza, que cuenta con una corporación municipal muy activa que ha promovido la reserva Starlight o la candidatura como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

 

También participaron, mostrando su apoyo al proyecto, María Jesús Merino, alcaldesa de Sigüenza, y Eusebio Robles, delegado de la Junta de Castilla La Mancha para la provincia de Guadalajara.

 

El edificio contará con un espacio central acristalado, que fue en su día el gran patio alrededor del cual brotaba la vida del cuartel. A su alrededor, un restaurante abierto al público y zonas comunes como unas gradas de las cuales disfrutar de la maravillosa postal de la ciudad. Además, tendrá más de 60 habitaciones de distintas dimensiones.

 

La idea es que se genere una sinergia entre el pueblo, su gente y aquellas empresas que durante la semana se acerquen a las instalaciones. En éstas se realizarán eventos de todo tipo y las entidades y asociaciones culturales locales podrán aprovechar el espacio y generar conexiones a partir de este lugar.

A apenas unos minutos de la estación de tren, este proyecto espera convertirse en un punto de conexión entre ciudades, personas e ideas.

¡Qué ganas de ver cómo crece y evoluciona!